“La literatura es un fin en sí misma”

Jo Rivadulla
José Rivadulla. publicista, escritor, diseñador gráfico e ilustrador argentino

Diseñador gráfico, publicista, redactor creativo, ilustrador y escritor, en esta nota te invitamos a conocer todas las aristas del creador de “El Viaje de Nahuel”

Sus historias son aventuras para disfrutar sin intenciones pedagógicas, pero también reconoce que no hay historias sin valores. Es José Rivadulla, un adulto que ha alimentado con mucho talento a su niño creativo interior y que vive de su oficio de crear historias.

Creador de las aventuras de Nahuel, el niño Jaguar; sus libros plantean personajes con voces propias, mundos impensados: universos galácticos, monstruosos, viajes perdidos en el tiempo; dueño de un humor responsable y fantasías que pretenden encantar a un segmento infanto juvenil para atraerlos a la lectura. Indiscutiblemente, su chispeante pluma es aplaudida sin límites generacionales.

Quienes hemos tenido el gusto de conocer a Jo Rivadulla, como le decíamos en Un Techo para Mi País, sabemos de su profesionalismo íntegro y solidario y conocíamos su legado artístico, no obstante creo que muchos ignorábamos su lado creativo más prolífico: su arte de sembrar caminos literarios para echar a volar nuestra imaginación por tantos mundos paralelos.

CANARIO ROSA (CR): ¿Con cuál de todos tus perfiles profesionales te sentís más identificado? ¿Por qué?

José Rivadulla (JR): “Qué difícil… la publicidad siempre me pareció interesante, pero no logro identificarme con el rol social que cumple. Disfruto del diseño gráfico y de la ilustración, que actualmente pagan la mayor parte de las cuentas… pero lo que prefiero hacer, y lo que me veo desarrollando más a futuro va por el lado de la escritura. Siempre complementado con la ilustración y con el diseño, creo que todavía hay espacios para explorar en donde se cruzan esas disciplinas. No lo encasillaría en «cuentos infantiles», porque trato de escribir historias «aptas para niños», pero que no excluyen a un público adulto. Creo que la mejor forma de expresarlo es esta: lo que intento hacer es inventar historias, no importa si es con textos, ilustraciones o diseño”.

CR: ¿Cómo fue tu comienzo en la literatura infantil y cómo ves este mercado en Córdoba?

JR: “Empecé escribiendo un cuento, que después ilustré y publiqué en Facebook. «Makemba» llamó la atención de Ediciones de la Terraza y me propusieron editarlo en papel. No sabía mucho de la producción literaria ni tenía mucha idea de ilustración editorial, fue un aprendizaje sobre la marcha. Hoy, habiendo transcurrido algunos años y algunos libros, hay muchas cosas que le cambiaría. Pero, dentro de todo, sigo estando orgulloso de Makemba. Y sin esa primera edición, nunca se me hubieran abierto las puertas para los libros que vinieron después. Del mercado en Córdoba, la verdad es que no conozco gran cosa, así que prefiero no opinar. Sí te puedo decir que las editoriales independientes están atravesando momentos muy duros. Nadie es ajeno a la crisis, pero en una industria con costos atados al dólar y con escaso o nulo apoyo de políticas de fomento, los que siguen editando lo hacen más por pasión que porque sea un buen negocio. Y la literatura infantil ilustrada, por sus características, tiene costos todavía mayores que otro tipo de libro”.

Makemba Jo Rivadulla

Makemba es un joven camaleón al que le gusta correr ruidosamente por las copas de los árboles, mientras pinta sobre su cuerpo estrellas, paisajes, atardeceres, y despliega los más increíbles colores que se han visto jamás.

CR: ¿Existe alguna intención pedagógica detrás de tus obras o trabajas algún valor en particular desde tus historias? ¿Quizás alguna de tus historias o personajes esté basada en algún aspecto de tu infancia?

JR: “Huyo de la intención pedagógica. Al menos de esa que es evidente, casi palpable, en algunos cuentos. Valores siempre hay, de lo contrario no hay personajes, ni historia. Lo que no me gusta hacer es el tipo de literatura que «sirve» para enseñar un tema en particular. No niego su utilidad, simplemente no es lo que me gusta hacer, porque no es lo que me gusta leer. No creo que la literatura tenga que cumplir una función, creo que es un fin en sí misma. Y en el caso de los niños en particular, me parece importante que puedan asociar la literatura con el placer, y no necesariamente con una tarea que se les impone. Creo que es la mejor manera de generar adultos lectores”.

 “Hay una responsabilidad que pesa sobre el humorista. No se trata sólo de hacer reír, sino de ofrecer una visión sobre la realidad”

CR: Desde tus tiras para la sección de La Tinta dejas asomar ciertos posicionamientos según la temática tratada en cuestión, ¿cuál es tu postura respecto al rol del ilustrador como formador de opinión?

JR: “Creo que la ilustración tiene un impacto más fuerte a veces que el texto. Por su velocidad para transmitir una idea, y su facilidad para compartirse. Por eso, hay una responsabilidad que pesa sobre el humorista, en este caso, y que no siempre se tiene en cuenta. En lo personal, trato de estar muy convencido de las opiniones que vierto en las tiras de humor. Si hay algún tema sobre el que no tengo una posición muy firme, evito hacer chistes al respecto. Creo que no se trata solo de hacer reír, sino de ofrecer una visión sobre la realidad. Y eso no se debería hacer a la ligera. Hay otros tipos de humor más libre, y ese también tiene que existir. Lo que digo es respecto al tipo de humor que hago en La Tinta”.

CR: ¿Cómo fue el proceso de creación de tus personajes? El de Nahuel, por ejemplo cuyo libro fue seleccionado para los Premios Banda Dibujada 2018. ¿Te sorprendió este reconocimiento?

JR: “Nahuel fue producto de un proceso conjunto de los dos autores (Iván Zigarán y yo). Y, como muchas veces ocurre, arrancó con algunas características de base y se fue formando junto con la historia. Al empezar a construir una historia, uno no conoce todos los rasgos de cada personaje, ni sabe exactamente todo lo que le va a pasar. En el mejor de los casos, planea una estructura básica para la historia, quizás un final, y arcos argumentales para los personajes. Pero después se va dejando sorprender por lo que surge durante el proceso de escritura. La personalidad de Nahuel fue discutida al principio, pero también fue ganando matices a medida que nos fuimos acostumbrando a «la voz» propia del personaje. Llega un punto en que los personajes se han vuelto tan claros, que hacen avanzar la historia por sí solos. Que haya sido seleccionado para los Premios de Banda Dibujada es una alegría muy grande para nosotros. Es una agrupación que hace muchísimo por difundir la historieta argentina, y que se fijen de esa manera en El Viaje de Nahuel es un gran orgullo y un logro”.

CR: ¿Qué opinión te merece el panorama político económico y social que estamos viviendo por estos días?

JR: “No me siento muy capacitado para opinar sobre el tema, por lo que me limito a decir que me produce mucha impotencia ver cómo se enfocan recursos en los sectores que, en mi opinión, menos nos hacen crecer como nación. Educación y cultura, lejos de ser una prioridad, cada vez parecen convertirse más en una molestia, algo a ser descartado a la primera oportunidad. Y mientras esa tendencia se mantenga, no veo mejora posible”.

CR: ¿Con qué proyectos estás trabajando actualmente y cuáles fueron hasta ahora las editoriales que han apoyado tus trabajos?

JR: “Actualmente estoy trabajando en tres libros: dos tomos de una saga de novelas cortas de aventuras, ilustradas por Iván Zigarán, y un libro-álbum (como autor integral).
He trabajado con varias editoriales, pero si hablamos de «apoyar», habría que destacar dos: Ediciones de la Terraza (Córdoba) y AZ (Buenos Aires). Porque en ellas pude desarrollar proyectos propios, más que trabajar en libros preexistentes”.

CR: ¿Cómo es la gestión para obtener financiamiento para hacer un libro en Córdoba? ¿Es un mercado difícil para los escritores y talentos cordobeses?

JR: “No conozco todas las posibilidades… Sé que existen distintos modelos de financiamiento, dependiendo del estilo y también de las posibilidades de la editorial. Hay editoriales que financian los libros que les parecen apropiados para su catálogo, hay libros que se financian en conjunto con los autores, hay editoriales que se encargan de la venta y de la distribución, pero la producción corre por cuenta del autor… y existen opciones más modernas, como las plataformas de financiamiento colectivo (Panal de Ideas, Ideame…), en las que el financiamiento se logra por el aporte colectivo del público lector. En cualquier caso es difícil, sin duda, porque los costos son cada vez más elevados, y el nivel de ventas no ayuda a recuperar fácilmente la inversión”. 

“Que haya sido seleccionado para los Premios de Banda Dibujada es una alegría muy grande para nosotros, es una agrupación que hace muchísimo por difundir la historieta argentina”

Algunas obras de José Rivadulla
Nahuel El niño jaguar
El Viaje de Nahuel, el niño jaguar

“El Viaje de Nahuel, el niño Jaguar” – pensado para niños de aprox. entre 5 a 10 años

Sinopsis: Nahuel es un niño de ciudad sudamericano que para impresionar a una chica se cuela en el zoológico y rescata a un cóndor, pero el ave lo captura y lo abandona en la cordillera de los Andes. En el regreso a casa recorrerá distintos lugares del continente, hablará con animales, plantas, cerros e incluso espíritus y así irá descubriendo que “forma parte de un plan misterioso que puede afectar seriamente el destino de la humanidad

El Gran Libro de los Monstruos
El Gran Libro de los Monstruos by Jo Rivadulla

“El Gran Libro de los Monstruos” – pensado para niños de entre 2 y 5 años

Sinopsis: Este libro es solo para valientes. Sus páginas están pobladas de extrañas y terribles- incluso adorables- criaturas, peludas, peladas, babosas y con garras. Si lo abrís, capaz que en lugar de morirte de miedo… te morís de risa. ¡Éste libro se cuenta solo! Incluye la narración del autor, para que puedas escucharlo. Más información en: LibrosNarrados.AZ.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here